Teléfono de atención a las víctimas de violencia de género

¿Sospechas que puedes estar viviendo violencia de género?

Frecuentemente nos cuesta ver situaciones de abuso que podemos estar viviendo ya que cuando aparecen las primeras señales probablemente llevamos ya un período de tiempo largo vinculadas afectivamente a esa persona habiendo invertido energía e ilusión en esa relación. En otros casos, las señales han estado desde siempre y se han llegado a normalizar, de tal modo que no nos extrañan. Además, en muchas ocasiones, estas señales se pueden confundir con muestras de amor como ocurre con los celos o la posesividad (“me quiere tanto que me quiere sólo para él” o “lo hace por mi bien porque sabe lo que me conviene”).

Piensa un momento si te encuentras en alguna de estas situaciones:

  • Sientes con frecuencia que has de tener mucho cuidado para que él no se enfade.
  • Te critica habitualmente, te castiga con actos o con silencios cuando las cosas no salen como él quiere, le da “la vuelta a la tortilla” a todo y te hace sentir confundida y culpable.
  • Él intenta controlar lo que haces, dónde estás, lo que te pones… pidiéndote explicaciones por casi todo y dudando de lo que le dices.
  • Critica a las personas de tu entorno, desconfiando e incluso a veces intentando que no los/as veas.
  • En alguna ocasión te ha sujetado, empujado, acorralado o golpeado.
  • Te has sentido obligada a tener relaciones sexuales por miedo o para evitar problemas.
  • Te trata con desprecio, no parece valorar lo que tú eres o haces, te avergüenza a menudo en público o en privado
  • Te atosiga o controla a través del móvil, las redes sociales, el e-mail… (ej. Mira tu móvil, difunde información tuya sin tu consentimiento, controla cuándo te conectas, quiere saber tus contraseñas, te llama o escribe insistentemente…).
  • Él maneja el dinero, decide en qué se gasta o abusa del tuyo (bienes o dinero).

Si has respondido afirmativamente a más de una, pide ayuda y te asesoraremos.